Las personas con obesidad mórbida tienen 10 años menos de esperanza de vida



Los pacientes con obesidad mórbida tienen 10 años menos de esperanza de vida, además es considerada una enfermedad grave que se asocia a hipertensión, diabetes tipo II, colesterol, apnea del sueño, problemas de articulaciones, depresión y cáncer. Así lo ha indicado Carlos Zarco, director de la Fundación Espriu y director médico del Hospital Universitario HLA Moncloa, coincidiendo con el Día Mundial de la Obesidad.

La obesidad está definida como una acumulación de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Para Zarco es una “auténtica pandemia”, ya que en los últimos años su incidencia se ha triplicado.

Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2016, 1.900 millones de adultos tenían sobrepeso y más de 650 millones eran obesos. Cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.  Si tenemos en cuenta a la población infantil, en 2016, 41 millones de menores de cinco años tenían sobrepeso en el mundo.

Más calorías de las que se gastan

El Índice de Masa Corporal (IMC), peso en kg por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2) se utiliza para clasificar el sobrepeso y la obesidad. La OMS define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, la obesidad con un IMC igual o superior a 30 y la obesidad mórbida con un índice igual o superior a 40.

El doctor Zarco ha apuntado que la causa principal de la obesidad es el desequilibrio energético entre las calorías que se consumen y se gastan. Además, ha dicho que  a esto se une una ingesta cada vez mayor de grasas y un descenso de la actividad física debido a las formas de vida y el trabajo, por ejemplo.

En relación a esto, el director de la Fundación Espriu ha asegurado que el sobrepeso y la obesidad pueden prevenirse limitando la cantidad de grasa total y los azúcares. De la misma manera ha aconsejado aumentar el consumo de frutas, verduras, cereales integrales y frutos secos. Además, siguiendo las recomendaciones de la OMS, ha apostado por realizar una actividad física periódica, 60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos.