Las cooperativas sanitarias en las políticas del G20



Por primera vez desde que se instauró, los problemas de salud pública están presentes en la agenda que ha establecido la presidencia de turno alemana para los miembros del G20. Los ministros de salud de los 20 países con las mayores economías del mundo, se reunieron el 20 de mayo para abordar asuntos que tienen un profundo impacto en la economía y en la sociedad civil.

El G20, o Grupo de los 20, es el foro de cooperación internacional que reúne a 19 países, además de la Unión Europea como bloque económico. España, pese a estar dentro de las 20 mayores economías del mundo, no es miembro oficial del grupo, aunque participa habitualmente como invitado permanente.

Los ministros de salud del G20 se reunieron en Berlin

Después de la crisis financiera desencadenada en 2007, las cumbres de jefes de Estado y de gobierno del G20, se centraron en cuestiones relacionadas con el crecimiento económico mundial, el comercio internacional y la regulación de los mercados financieros. En particular, se esfuerzan por fortalecer el sistema financiero mundial y mejorar la supervisión y la reglamentación de los participantes en los mercados financieros, incluido lo que se conoce como el sistema bancario paralelo. El objetivo es garantizar que ningún mercado ni producto financiero permanezca sin supervisión.

Entorno a estas cumbres anuales, se desarrolla un proceso de reuniones y debates sobre diferentes temas en los que participan empresas, asociaciones empresariales y organismos internacionales, con el objetivo de elaborar recomendaciones de política económica que se transmiten a los gobiernos de los países participantes. Es el denominado B20, cuya misión es dar soporte al G20 a través de una representación consolidada de diferentes intereses y propuestas políticas. Además, el B20 fomenta el diálogo entre legisladores, empresas y sociedad civil.

La iniciativa sanitaria del B20

El sector sanitario es uno de los mayores sectores empresariales del G20 y un importante motor del crecimiento económico. Sin embargo, nunca ha tenido que hacer frente a tantos desafíos como actualmente. El cambio demográfico, el envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida, junto con la creciente demanda de productos y servicios sanitarios, suponen una carga cada vez mayor para el sistema de salud de muchos países y para los sistemas de financiación, tanto públicos como privados.

Debido al profundo impacto que tienen los problemas de salud en las sociedades de todo el mundo, las empresas del sector son indispensables para asegurar que los sistemas sanitarios contribuyan al crecimiento económico y a un desarrollo sostenible, inclusivo y orientado hacia el futuro. Con este argumento, la presidencia rotatoria del G20, que en 2017 corresponde a la canciller alemana Angela Merkel, ha establecido la asistencia sanitaria como una de sus prioridades, poniendo en marcha la Iniciativa de Salud del B20, en la que participa el Dr. Carlos Zarco, director general de la Fundación Espriu.

Los integrantes del grupo de salud del B20, elaboraron recomendaciones entorno a temas como la resistencia antibiótica, la preparación frente a las pandemias, la lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas, la salud digital o la innovación sanitaria. Es en este último aspecto donde las cooperativas sanitarias han sido reconocidas como un esquema empresarial que facilita el acceso a la asistencia sanitaria a casi 100 millones de hogares en todo el mundo.

En la conferencia de empresas y organizaciones del sector sanitario, entre las que se encontraba la Fundación Espriu, que se celebró en Berlín el 18 de mayo, se hizo entrega al ministro alemán de salud Hermann Gröhe de un documento que recogía las propuestas de política económica del sector, incluyendo la mención a las cooperativas sanitarias, y que se debatieron en la conferencia de ministros de salud celebrada el 20 de mayo.

Pero no solo en el ámbito de la asistencia sanitaria se ha reconocido el papel de las cooperativas, también las recomendaciones dirigidas a los gobiernos del G20 en áreas como la pequeña y mediana empresa, el empleo o la educación, incluyen menciones al modelo de empresa cooperativo.
En la mano de los gobiernos está atender la recomendación del B20, y apostar por las cooperativas como modelo de empresa sanitaria que ha demostrado su sostenibilidad y su vocación social.