El Dr. Josep Espriu

DrEspriu_100 El doctor Josep Espriu, hermano del poeta Salvador Espriu, nació en 1914 en Santa Coloma de Farners (Girona) en el seno de una familia burguesa liberal. En 1942 se licenció en Medicina y Cirugía en la Facultad de Medicina de Barcelona y empezó a ejercer como médico de cabecera en una consulta privada del barrio barcelonés de Gracia. Además, trabajó también para la Seguridad Social, pero acostumbrado al trato pausado y las meticulosas exploraciones con sus visitas, muy pronto lo dejó porque no consideraba posible atender adecuadamente al enfermo en el tiempo tan escaso que por aquel entonces preveía el sistema público.

Su experiencia previa con la Seguridad Social le hizo ver de forma clara la necesidad de buscar otro camino para el ejercicio de una medicina digna y no discriminatoria según las posibilidades del enfermo. Esa idea fue tomando forma en su pensamiento mientras vivía volcado en lo que en esa primera etapa de su vida profesional le hacía más feliz: el ejercicio de la medicina de cabecera.

A mitad de la década de los cincuenta, Josep Espriu conoció una experiencia en Bilbao basada en el igualatorismo, en la que los médicos actuaban como propietarios y profesionales bajo un modelo de libre elección de médico y de pago por acto facultativo realizado. Le entusiasmó la idea y rápidamente impulsó en Barcelona la creación de Assistència Sanitària, que contó con el apoyo del Colegio de Médicos y que abrió su primera póliza el 1 de enero de 1960.

El Dr. Espriu promovió desde Assistència Sanitària Col.legial y, posteriormente extendió el modelo inicial a toda España mediante la creación de ASISA.

Como evolución natural de su idea original, promovió el establecimiento de la cooperativa SCIAS, que agrupó a todos los usuarios y que impulsó a su vez la creación del Hospital de Barcelona, un centro que es referencia en todo el mundo.

La transformación definitiva de sus instituciones, basadas en los principios y valores cooperativos que constituyen un concepto único y aplicable a cualquier parte del mundo, se formalizó mediante la constitución de la cooperativa Lavinia en el ámbito nacional, que reúne a los profesionales que prestan atención a los asegurados de ASISA y es la propietaria del 100% de sus acciones y la constitución de la cooperativa Autogestió Sanitària, propietaria a su vez de 100% de las acciones de Assistència, que junto al resto de las entidades de Barcelona, acabaron constituyendo el Grup

Assistència y poniendo en práctica desde el principio el pensamiento cooperativista sanitario integral del doctor Espriu: la gestión compartida y directa de los recursos por parte de médicos y usuarios, sin intermediarios políticos ni económicos.

La aportación del Dr. Espriu al ámbito de la sanidad fue la creación de una medicina social compartida, basada en el protagonismo de las personas, en el que médicos y enfermos son iguales. Esta concepción fue la que impulsó en 1989 la creación de la Fundación Espriu, entidad que presidió hasta su muerte y cuya principal misión es fomentar el modelo del cooperativismo sanitario. Actualmente la Fundación Espriu es el vehículo para la divulgación de su pensamiento.

JEspriu_261El reconocimiento a la aportación del pensamiento del Dr. Espriu en pro del cooperativismo sanitario se tradujo en los numerosos premios y reconocimientos que recibió a lo largo de su vida. Entre ellos destaca el nombramiento el 23 de marzo de 1991 como hijo predilecto de su localidad natal, Santa Coloma de Farners o el premio “Homenot Nacional” como personalidad más destacada en la mejora de la calidad de la asistencia sanitaria. También recibió el reconocimiento como Colegiado de Honor Nacional con Emblema de Oro por el Consejo General del Colegio de Médicos, la Medalla del Mérito al Trabajo por el Ministerio de Trabajo y Sanidad, la Medalla President Macià por el Govern de la Generalitat de Catalunya y el nombramiento  como Académico de Honor de la Real Academia Médica de Barcelona y Cataluña. En su última aparición pública, el 19 de junio de 2002, antes de su fallecimiento en octubre de 2002, la cooperativa de usuarios del Grup Assistència, SCIAS, le otorgó la Insignia de Oro de la Institución, en reconocimiento a toda una vida dedicada a la difusión del cooperativismo sanitario.

Con estas frases el Dr. Espriu resumía la esencia de su concepción sobre el cooperativismo sanitario:

“Me he esforzado para servir a unas ideas que son justas y también muy simples: que el enfermo hable con confianza con el médico, que el médico quiera al enfermo y que entre los dos no se interponga nada ni nadie”.

“Estamos hablando de la dignidad de la medicina que cura a las personas y de la dignidad que merece siempre el ser humano enfermo, y eso no se puede ensuciar con ningún afán de lucro”. “He luchado siempre, hasta la muerte, por las ideas, la fuerza del convencimiento y el diálogo. Si volviera a nacer volvería a hacer lo mismo: trabajar para la medicina y el cooperativismo sanitario”.